Niebla (2018)
Niebla (2018)
Tierra de Campos I, 1949
Tierra de Campos II, 1949
Palencia, 1949
Fábrica de Armas oculta, años 50
Caminos del Monte el Viejo, 1949
Cráneo perforado I, 2018
Iglesia de San José, años 70
Posición común europea, 2008
Km 4. Zona de fusilamientos legales I, 2018
Cripta de San Antolín, 2018
Cráneo perforado II, 2018
Parque de la Carcavilla. Antiguo cementerio, 2018
Pasado, presente y futuro, 2016
Km 4. Zona de fusilamientos legales II, 2018
Sin título, 2018
Esperanza, 2017
Sobre el almacén de pólvora, 2017
Cráneo perforado III, 2018
Cráneo perforado IV, 2018
Secuoyas, bosque transformado por el régimen, 2018
Antiguo cementerio, 2018
Hermanos, 2017
Carrera de sacos, años 70
Santa Bárbara de los artilleros, 2018
Trabajadoras, años 50
Cráneo perforado V, 2018
Sin título, 2018
Almacén de pólvora, 2017
Tapia. Antiguo cementerio, 2018
Cráneo perforado VI, 2018
Trabajador, 2018
Cine. Santa Bárbara, años 40

Niebla es un proyecto que indaga en la historia de la Fábrica de Armas de Palencia (Santa Bárbara), por ende en cuestiones relativas a la industria armamentística.
Además de ser un complejo fabril productor de munición, es la fábrica más antigua de la ciudad y probablemente la más querida.

En 1937, Franco da la orden de trasladar la Fábrica de Armas de Toledo a una ciudad más tranquila, alejada del bando republicano: Palencia. Durante la Guerra Civil, la fábrica producía munición para utilizarse en el bando sublevado.

Después del conflicto, la Fábrica de Armas de Palencia se independizó de la de Toledo y fue oficialmente inaugurada por el dictador en 1940. La fábrica se convirtió en la principal industria de Palencia, era en sí misma una pequeña ciudad militar dentro de otra ciudad: colegio, cine, economato... una gran familia, como ellos dicen.

Una vez fuera de la protección del INI, Santa Barbara salió a competir mundialmente en el mercado internacional de armas.

En el año 2001, pasó a manos de la empresa estadounidense Santa Bárbara General Dynamics obteniendo un importante pico de producción tras los ataques a las Torres Gemelas y la posterior invasión de Irak.

Actualmente la fábrica pertenece a Nammo, empresa noruega. A pesar de que ya no existe ninguno de los servicios que antes se ofrecía, la empresa sigue siendo un lugar donde los trabajadores encuentran en ella un trato familiar, un empleo estable y unos convenios justos.

Paradójicamente en esta fábrica no se fabrican armas, solo balas.

Se entiende por bala cualquier cuerpo arrojadizo, compacto, duro y poco deformable, lanzado con un arma de fuego. Su impacto en el cuerpo humano varía en función de cómo se efectúe el disparo y del tipo de munición. La velocidad de la bala influye directamente en el poder de invasión de esta. Esta penetración provoca un vacío, un hueco por donde se pierde la vida. Un agujero generador de significado que me ha arrastrado hasta una situación de voyeurismo en la escena de un crimen de guerra. Un túnel oscuro en la historia, forjado de manera artesana y familiar.
La estructura de la que me sirvo para armar el proyecto, se articula a través de los pies de foto de una colección de fotografías tomadas en la Fábrica de Armas por el fotógrafo oficial del dictador, Campúa, en el año 1938. Mi proyecto comienza donde acaba el reportaje del fotógrafo: una misteriosa imagen en la que aparecen un conjunto de hombres desconocidos gestionando el destino del producto, ya acabado y embalado. He aquí donde empieza la verdadera vida de la bala, por eso mi proyecto comienza aquí.

Las fotografías de Campúa relatan y muestran el proceso de producción de la munición, yo me sirvo de estas indicaciones para relatar todo el proceso de investigación relativo al universo que la fábrica me ha desvelado. Además suponen la prueba definitiva de que la fábrica estuvo activa y dominada por el bando nacional durante la guerra, cuestión que siempre se me ha negado.


© creado en Bluekea